En este artículo detallaremos los principales puntos del protocolo de limpieza y desinfección de coronavirus COVID_19 que Eservin ha desarrollado para actuar contra el virus.

Las actuaciones de prevención y control de COVID-19 se realizarán de acuerdo a la normativa específica de aplicación de biocidas: el Real Decreto 830/2010, de 25 de junio, y la Norma UNE-EN 16636: 2015 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de Organismos Nocivos o Servicios de Gestión de Plagas.

Igualmente, seguimos las instrucciones dadas por la Comunidad Autónoma de Madrid en el Protocolo de desinfección de superficies y espacios habitados, en el documento titulado: Pautas de desinfección de superficies y espacios habitados por casos en investigación, cuarentena, probables o confirmados de COVID-19. Viviendas, residencias, espacios de pública concurrencia (centros comerciales, supermercados, etc.) y transportes de viajeros.

Las actuaciones que se llevarán a cabo incluyen:

  1. Diagnóstico de situación. Evaluación del riesgo de la instalación y factores locales que puedan favorecer su proliferación posterior.
  2. Desinfección preventiva para disminuir la carga viral de la instalación.
  3. Desinfección de choque por presencia confirmada de virus, determinando el área de riesgo: puesto de trabajo donde se ha detectado el caso de COVID-19 y zonas de uso común transitadas por el afectado (lavabos, pasillos, etc.).
  4. Identificación de las medidas preventivas necesarias para mitigar los riesgos de proliferación.
  5. Control del cumplimiento del programa de prestación del servicio, mediante:

– Desinfección por pulverización de zonas evaluadas.

– Desinfección por nebulización de la instalación.

Los desinfectantes usados por Eservin para la limpieza y desinfección de coronavirus COVID_19 son los indicados por las autoridades y tienen una alta eficacia frente a la propagación y eliminación de bacterias y virus, tanto en ambientes interiores como en superficies. Son seguros para las personas y/o mascotas, y apenas dejan residuos al finalizar su proceso, lo que permite la rápida ocupación de los espacios desinfectados.

Todos los productos están registrados y autorizados para la eliminación de coronavirus (COVID-19) por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y se incorporarán aquellos que aconsejen las Autoridades Sanitarias y mejoren a los actuales.

Siguiendo las indicaciones de la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual para la epidemia del coronavirus COVID_19, los equipos de protección (EPIs) de los técnicos biocidas consistirán en:

  • Mono impermeable.
  • Mascarilla del tipo FFP2 o FFP3
  • Guantes.
  • Protección ocular de montura integral.

Pautas generales de desinfección de coronavirus COVID_19

Los siguientes elementos serán objeto de especial atención a la hora de aplicar las desinfecciones

  • Los objetos personales.
  • Superficies donde pueda haber virus.
  • Mesas y sillas, escritorios, mesitas de noche, muebles del dormitorio, mesas de trabajo, etc.
  • Pomos de las puertas.
  • Superficies del baño y el inodoro.
  • Grifos.

Para que el producto aplicado sea eficaz hay que limpiar previamente las superficies con bayetas húmedas, para recoger el polvo. A continuación, se limpiarán esas mismas superficies con otra bayeta humedecida con el producto desinfectante.

Para que resulte efectiva la desinfección en instalaciones con un caso de COVID-19, se deberán llevar a cabo las siguientes medidas:

  • Aquellas personas afectadas por el COVID_19 no deben acceder a las zonas comunes.
  • Se debe extremar la ventilación diaria de las instalaciones.
  • La ropa y no se debe sacudir antes de lavarla. Se colocará en una bolsa con cierre hermético hasta el momento de lavarla con jabones o detergentes habituales a 60-90 ºC y dejar que se seque completamente.
  • La vajilla y cubiertos reutilizables, se lavarán preferiblemente en el lavavajillas o con agua caliente y jabón.

Medidas referentes a los equipos de protección individual (EPIs)

Tanto el material desechable del enfermo y cuidadores (guantes, pañuelos, mascarillas), así como el equipo de protección individual (EPI) del personal sanitario:

  • Permanecerá dentro de la habitación del paciente en el interior de la bolsa de basura de un cubo de basura con tapa y pedal de apertura con una bolsa.
  • Antes de sacar esta bolsa de la habitación, deber cerrarse y meterla en una segunda bolsa de basura (bolsa 2), al lado de la salida de la habitación, donde además se depositarán los guantes y mascarilla utilizados por el cuidador.
  • Las bolsas de basura “cerradas adecuadamente” se depositará exclusivamente en el contenedor establecido en la entidad local. Inmediatamente después se realizará una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos.

Tratamiento mediane desinfectantes aconsejados por el Ministerio de Sanidad

Los microorganismos patógenos que se introducen en las instalaciones hacen que los métodos de prevención, protección y eliminación sean fundamentales.

En las instalaciones donde se elabora comida o en instalaciones agrícolas (por no mencionar los hospitales, los quirófanos, las farmacias, las residencias de ancianos, los hoteles y los restaurantes), unas medidas eficaces de limpieza y desinfección son aspectos clave de la higiene y la seguridad. En la mayoría de los casos, también constituyen una parte esencial en las estrategias de prevención de enfermedades infecciosas.

Otro aspecto importante es la supervisión microbiológica de la calidad del aire, con objeto de asegurarse de que:

  • La calidad del aire se ajuste a los estándares.
  • Los sistemas de filtrado y de aire acondicionado estén funcionando correctamente.
  • Los desinfectantes usados sean eficaces.
  • La desinfección ambiental es el complemento indispensable a un buen sistema de limpieza, asegurando que gérmenes y bacterias no se desarrollen a sus anchas; sin embargo, los desinfectantes apenas tienen efecto residual por lo que es necesario que se ejecute un plan de tratamientos de desinfección periódicos de las zonas críticas. En función del nivel de riesgo de cada zona, se establecerá la periodicidad adecuada.

Por supuesto, las medidas que se deben tomar en industria alimentaria y sector sanitario tienen que ser mucho más estrictas y controladas.